BOHÈMIC | Sant Antoni

jueves, 28 de abril de 2016

Tapas y platillos mediterráneamente creativos


Mucho se escucha hablar de este pequeño bistró y no es para menos, ya que su oferta basada en tapas y platillos claramente mediterráneos pero con marcados toques creativos bien se merece estar en boca de todos.

Bohèmic, ubicado en el cada vez más popular barrio de Sant Antoni, es un restaurante pequeñito pero muy acogedor donde poder disfrutar en petit comité o sentados en su terraza, de un ambiente agradable, buen servicio y una cocina de calidad a precios razonables.

BOHEMICBOHEMIC

Visité este restaurante con mi grupo de amigas y probamos varias cositas, entre las que por supuesto no podía faltar la ración de bravas a las que deben en parte su éxito.

Y es que de las bravas del Bohèmic se dice que son unas de las mejores de toda la ciudad y su popularidad es tal, que ni siquiera aparecen en la carta, sí o sí hay que pedirlas.

Personalmente me gustaron mucho y la ración es generosa, destacaría que además de estar muy ricas y bien cocinadas, sus salsas (contundentes y poderosas) son lo que las hacen tan especiales.

BOHEMIC


También probamos los canelones de pularda con salsa de foie. Una ración doble de exquisitos canelones, muy jugosos y con una salsa deliciosa.

Me encantaron.

BOHEMIC

Continuamos con unas gyozas de verdura muy ricas, cocinadas al vapor y terminadas a la plancha. 

Otra delicia de su carta que merece la pena catar.

BOHEMIC
BOHEMIC

Y nos dejamos sorprender por el risotto de pistones con trufa. Un plato de los más creativos que probamos, tanto por estar hecho con este tipo de pasta en vez del típico arroz, como por la textura de la salsa que lo acompañaba.

Estaban muy ricos y con un toque a trufa considerable, así que yo feliz.

BOHEMIC

Por último y en honor a nuestra carnívora, pedimos la vaca rubia gallega. Cocinada al punto que pedimos (lo que siempre se agradece) y deliciosamente aromatizada con un ramillete de romero recién prendido ¡viva el olor a campo!

Un apoteosis de sabor y textura que además, se complementó con tres tipos de sal: una sal ahumada de noruega que me encantó por su particular sabor, unos cristales del himalaya y una sal negra de Hawai, además, también sirvieron unas palomitas de patata que estaban buenísimas y resultó un acompañante muy divertido.

Me pareció una gran idea ofrecer diferentes variedades de sal y que pudiésemos servirnos al gusto.

BOHEMIC

Como en postres no escatimamos y tampoco habíamos pedido demasiado, nos tiramos a la piscina con cuatro dulces distintos ¡toma ya!

Comenzamos con el que me resultó más arriesgado de todos. El postre "original" del Bohèmic, compuesto de queso, crambel, manzana y helado de aceite.

Pues bien, sabe como suena, una mezcla original pero arriesgada de sabores que aunque estaban buenos, quizás fue el que menos me gustó de todos por la potencia del queso especialmente.

BOHEMIC

No podía faltar la "magnífica" tarta tatín de manzana en una de nuestras reuniones de chicas y ésta estaba de chuparse los dedos. 

Perfectamente texturizada y caramelizada. Buenísima.

BOHEMIC

Y como estaréis imaginando, la ración de chocolate también tenía muchas papeletas, así que cayó el coulant de chocolate que nunca puede faltar (pero sí decepcionar) aunque no fue el caso. 

De sabor a chocolate intenso y ejecución perfecta, nos sacó a todas la sonrisa.

BOHEMIC

Nuestro último antojo fue el "explosivo" postre de albaricoque, yogurt, curry y lima. La verdad es que si hubiese sido una timba habría salido corriendo, porque yo no aposté ni un duro por él. Pero fue una de las grandes sorpresas del día.

Me pareció superbueno y además, con una combinación de sabores que jamás habría dicho que quedasen bien juntos. 

Muy refrescante y sorprendente, os lo recomiendo si os van las sorpresas, y si no, también.

BOHEMIC
  • Por qué hay que ir? porque merece la pena dejarse seducir por la cocina del Bohèmic que sin ser excéntrica tiene toques creativos y sorprendentes sobre una base puramente mediterránea
  • Volvería? pues sí, me gustó tanto que me gustaría volver pronto y probar otras cosas
  • Moraleja a veces cuando el río suena, agua lleva. Y en mi categoría The Best bravas, Bohèmic se ha hecho un hueco por sus patatas. No sé si las pondría en el top uno, pero se merecen un lugar de honor en esta lista
  • Precio aproximado esta comida para cuatro personas con vino y cafés costó unos 26€ por persona, un precio muy razonable dada la calidad
  • Ubicación

BOHÈMIC BISTRÓ
C/ MANSO 42
BARCELONA
Web



2 comentarios:

  1. Buena pinta!. De los postres, menos el primero, cualquier otro me sirve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy rico merece la pena ir! Un besote guapa

      Eliminar