TRÓPICO | Raval

jueves, 10 de diciembre de 2015

Un viaje por los Trópicos desde Barcelona




Hoy os traigo una propuesta exótica y variada, se trata de Trópico, un restaurante ubicado en el corazón del Raval con una amplia oferta gastronómica. Su carta (aunque bastante escueta en opciones) abarca muchos de los diferentes países ubicados entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio.

Y os puedo asegurar, si os ha picado la curiosidad como a mi y habéis ido a consultarlo, que son muchísimos y con culturas muy diferentes y dispares entre ellos!

Trópico es conocido por sus brunchs, es un local bastante luminoso y realiza interesantes zumos tropicales así que parece ser una gran opción para el desayuno tardío. Pero en mi caso lo visité para la cena, con lo que me perdí toda esa luz maravillosa (desafortunadamente para mis fotos) y tampoco pude ver uno de sus principales atractivos, un precioso mural mapamundi tallado en la piedra de la pared. Lamentablemente había un evento privado y no accedimos a esa sala.





Decidimos compartir unos cocktails para que la cena fuese más tropical y optamos por estos:

El Tropic Thunder, con Gin Tanqueray, amarula, coco, jengibre, zumo de lima, lemon grass y hoja de lima kaffir. Buenísimo y refrescante, además de que su presentación en el coco nos llamó mucho la atención.



Y el Fruit Punch con ron blanco, aperol, guayaba, maracuyá, zumo de lima y sirope casero de canela.

Resultó mi favorito, y es que normalmente todo lo que sabe a maracuyá me encanta.



Para comer compartimos una serie de aperitivos entre las tres.

Por un lado las Coxinhas, una cesta de street food brasileño con seis coxinhas de pollo. Vienen a ser una especie de croquetas pero muy gustosas y cremosas, en este caso hechas con pollo, sin duda fue uno de los platos que más nos conquistó de la cena.



Luego llgaron las Jiaozi de pollo y verduras, unas empanadillas a la plancha rellenas de pollo y verduras, aunque la verdad es que yo personalmente no supe encontrar la diferencia exacta con las gyozas tradicionales. Su descripción "a la plancha" nos hizo pensar que era otro tipo de empanadillas y si no me equivoco, juraría que estaban hechas al vapor.

Aún así me gustaron mucho de sabor, aunque personalmente creo que el cilantro en la salsa de soja sobra. Si no sabéis lo que es el cilantro en este restaurante os quedará muy claro porque está presente en casi todos los platos de forma abundante y tiene un sabor muy peculiar y potente (que puede resultar desagradable para los que no estamos acostumbrados)



También pedimos una ración de Patacones,  unos tostones de plátano macho con salsa hogao, berros, queso costeño y aguacate.

A mi me parecieron buenísimos y creo que la combinación de salsas fue muy acertada con la textura del plátano macho. Nuevamente tenemos cilantro en este plato aunque no de forma excesiva.

En mi viaje a Brasil comenzó mi relación de amor odio con esta especie, al principio no lo soportaba y ahora me va gustando cada vez más, pero con moderación.




Como plato principal pedimos unas Enchiladas bandera mexicana, tortitas de maíz rellenas de pollo bañadas en tres salsas, salsa de tomatillo verde con cilantro, salsa de tomate rojo y chiles, salsa blanca con queso oaxaca fundido.

Nos esperábamos más bien unas fajitas, pero eso fue error nuestro. Quizás fue de todos los platos el que menos nos gustó pero estaba bueno. La ración era bastante completa.



Y por último nuestro favorito, el Wok Thai con tallarines de huevo salteados y langostinos, bambú, calabacín, zanahoria, col, pimiento rojo, anacardos, salsa de curry rojo, leche de coco, citronela, lima kafir y jengibre, ligeramente picante.

Me pareció muy rico y con una mezcla de sabores súper interesante, a mis amigas les resultó excesivamente picante pero yo que soy amante de lo hardcore prácticamente ni lo noté, así que me encantó.

Los langostinos están a parte porque a una de las chicas no le gustan y no le íbamos a estropear el plato que ya bastante nos cuesta convencerla para este tipo de restaurantes. Obviamente seguro que gana si se cocina todo junto. El cilantro... habla por sí solo ¿verdad?



Y aunque estábamos bastante llenitas compartimos una tarta de la casa, un Lemon pie muy bien elaborado y con un delicioso sabor. Casi nos da algo cuando vimos las motitas verdes pero no, no era cilantro, era lima! jejeje



Una cena en la que nos hemos transportado a Thailanda, México, Asia y sobre todo a la bellísima Brasil. El concepto me parece muy chulo e innovador, aunque quizás yo explicaría el tema de las especies (igual que se hace en restaurantes indús con el grado del picante) porque si no lo sabes o no te gusta, puede arruinarte la velada.

  • Por qué hay que ir? porque en pocos restaurantes puedes ir de un país a otro sin moverte de la mesa.
  • Volvería? Sí, a probar su brunch y a verlo con la luz del día
  • Moraleja tan lejos y sin embargo tan cerca
  • Precio aproximado esta comida para tres (agua incluida) costó menos de 25 euros por persona y comimos bastante, buena relación calidad precio
  • Ubicación



TRÓPICO
C/Marqués de Barberà 24
Barcelona
93 667 75 52 
Web




2 comentarios:

  1. Hola! como siempre me encantan tus posts!!
    Habrá que ir a probar, eso sí le diremos al camarero que no ponga tanto cilantro :D.
    XOXO

    ResponderEliminar